jueves, 11 de junio de 2009


La otra mujer que corre por mis venas, mi contraparte, mi otra alma, sigue deprimida, sigue triste. Quiero borrarle todo lo que le afecta. Quiero volver a ser su escudero. Quiero convertirme en lanza de la venganza y enterrarme en sus enemigos.
He vivido su dolor, árido y despellejado. A veces cuestiono si me pasó a mí o a ella. A veces me levanto sintiendo el peso de los vejámenes sobre el cuerpo indefenso e inerte. No más indefensión. Ya no más

No hay comentarios:

Publicar un comentario

comments